Como si no hubiera dietas milagro suficientes, ahora ha aparecido la “dieta flash”, otro supuesto método de adelgazamiento rápido, que ha ganado popularidad a pesar de no tener ninguna base científica, como pasa con la mayoría de las dietas milagro. Promete ser tan polémica como la dieta Dukan e igual de peligrosa.

La dieta flash no deja de ser otra dieta hiperproteica que propone una restricción casi total de hidratos de carbono, sobre todo en sus primeras fases.
Tanto la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), como la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) la desaconsejan y ambas coinciden en que seguir este tipo de dietas puede ser muy peligroso para la salud de las personas.
Al igual que sus antecesoras, la dieta flash NO proporciona una alimentación personalizada, equilibrada y sostenible a largo plazo, además la falta de sustento científico, la posible violación de la legislación vigente y un compendio de afirmaciones falsas, son razones más que suficientes para situarla en la extensa lista negra de dietas fraudulentas.
Como todas las dietas milagro, no deja de ser un gran negocio. ¿Donde esta el negocio en el caso de la dieta flash? En este caso, sus creadores, a parte de ganar mucho dinero con la venta del libro, recomiendan insistentemente, para evitar carencias nutricionales, el consumo de preparados proteicos enriquecidos con vitaminas y minerales que casualmente ellos mismos fabrican. Yo me pregunto, si una dieta necesita complementos nutricionales para evitar carencias nutricionales…¿algo está fallando desde el principio no?
Si bien una dieta saludable siempre puede lograr el objetivo de un peso saludable sin tener que recurrir a complementos alimenticios, la dieta flash prefiere vendernos sus productos como parte imprescindible del método de adelgazamiento, no recomendando otros preparados comerciales de similares características por no ser igual de efectivos.
Como la mayoría de dietas milagro, la dieta flash promete una”pérdida de peso rápido”, lo que no advierte es que estas bajadas de peso tan súbitas se traducen en graves problemas de salud.

¿Cuáles son los riesgos de la dieta flash?

Efecto yoyó: Lo que nunca dicen estas dietas milagro es que lo que rápido pierdes rápido ganas y estos cambios tan súbitos de nuestro peso, pueden dar lugar a problemas de salud.
Fatiga: La falta de hidratos de carbono, principal fuente de energía de nuestro organismo, se traduce en cansancio.
Problemas gastrointestinales: La carencia de fibra de este tipo de dietas y el exceso de proteínas provoca alteraciones gastrointestinales, siendo el estreñimiento una de las mas comunes.
Problemas renales: Las dietas hiperproteicas mantenidas en el tiempo pueden dar lugar a daños renales irreversibles.
Síndrome metabólico: Este tipo de dietas propician la aparición de hipertensión arterial, aumento de los niveles de azúcar en sangre por una resistencia a la insulina, hipercolesterolemia (colesterol elevado) y sobrepeso u obesidad.
Alteraciones emocionales y de conducta: Irritabilidad, depresión, y ansiedad suelen ser los trastornos de mayor incidencia.