Ahora al parecer se está poniendo de moda tomar el vinagre de manzana para lucir tipazo. Corre el rumor de que este sería el secreto de algunas actrices de Hollywood tales como Jenifer Aniston, Sarah  Jessica Parker,  Jessica Alba o Megan Fox.

Es una tontería  pensar que sus cuerpos esculturales se deben a un estricto régimen  dietético y horas interminables de gimnasio. Es más lógico creer que con un vaso de agua y dos cucharaditas de vinagre de manzana conseguiremos el mismo cuerpo de estas actrices, que viven de su imagen y tienen el tiempo y el dinero para “hacer cualquier cosa” que les permita lograr una silueta envidiable. Desde ya os puedo asegurar que el vinagre de manzana no rejuvenecerá nuestros rostros, quitándonos 20 años de encima, o nos hará perder de golpe esos kilos de más que tanto nos incomodan.

Dicho esto; ahora responderé a algunas de las preguntas que me han hecho y que me han motivado a escribir este post.

¿De dónde procede el vinagre de manzana?

Proviene de la fermentación de los azúcares del jugo de manzana, que se transforman en ácido málico (responsable de su peculiar sabor) y acético.

La base del vinagre, es la sidra de manzana y esta se consigue a partir del jugo de las manzanas que cuando se expone al aire por unas semanas fermenta y produce alcohol. Una vez que la sidra fermenta otra vez se produce el ácido acético y se convierte en vinagre.

¿El vinagre de manzana adelgaza?

Al vinagre de manzana se le atribuyen diversas  propiedades adelgazantes o “quema grasa”, pero lo cierto es que no tiene en si mismo ninguna propiedad demostrable que favorezca o permita la perdida de peso.

beneficios y propiedades del vinagre de manzana

Las únicas propiedades del vinagre de manzana probadas científicamente hasta el momento son las siguientes:

  • Mejora la digestión.  Al aumentar la secreción de enzimas relacionadas con la digestión de las grasas mejora la digestibilidad de las mismas.
  • Tiene una acción ligeramente laxante y contribuye a aumentar el movimiento intestinal, lo que combate el extreñimiento.
  • Es un gran depurativo intestinal (gracias al ácido acético).
  • Muchas personas comentan que al tomarlo antes de la comida les produce un efecto saciante.
  • Mejora los problemas de aerofagia,  ya que las bacterias que nos ocasionan gases mueren ante el contacto con el ácido acético. Así que todas aquellas personas que sufren de gases lo agradecerán,l igual que sus parejas ;-). Dígale adios a la noche de las sabanas voladoras!.
  • Tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas.
  • Evita el mal olor de las axilas. Eso si… no se que es peor, que tus axilas huelan a sudor o a vinagre de manzana.

¿Qué otros usos se le puede dar?

  • Agregándole un poco de vinagre a las legumbres, éstas se hacen más digestivas y mantecosas.
  • Añadiéndolo en nuestras comidas, favorecemos la regeneración de la flora intestinal, mejoramos la digestión facilitando la absorción de nutrientes y reforzamos nuestro sistema inmunológico.
  • También es un magnífico limpiador de cazuelas, del aluminio y de los cristales.
  • Añadiéndole a esas 2 cucharadas de vinagre en medio vaso de agua una pizca de bicarbonato y haciendo gárgaras dos veces al día durante 2 o 3 jornadas se elimina la laringitis, el dolor de garganta, la afonía o la tos;las bacterias que provocan las enfermedades de garganta no soportan un medio ácido como el vinagre. En enjuagues bucales, el vinagre mejora las llagas y los hongos en la boca, y reduce la formación de sarro.
  • Para las picaduras de medusa por ejemplo, se hace un barro con arcilla y vinagre de manzana y se aplica en la zona afectada.
  • Para los hematomas, se aplica directamente sobre ellos una compresa empapada en vinagre de manzana.

El buen vinagre de manzana no está refinado y si no lo ponemos a la nevera suelen crear, al cabo de unos días, una especie de velo en el interior, que es poco agradable. Lo podemos filtrar y continúa siendo bueno para tomar.

¿Cómo se toma?

Generalmente se diluyen un par de cucharadas de sopa en un vaso de agua y lo podemos tomar antes de las tres comidas principales.