El huevo, alimento que nutricionalmente nos aporta grandes beneficios, ha sido marginado y prácticamente expulsado de la dieta saludable. ¿Por qué? Quizás por falta de información, o creencias erróneas que se han ido extendiendo entre la población y le han dado esa mala reputación…
Por suerte, en los últimos años y gracias a investigaciones recientes, los huevos van ocupando de nuevo el lugar que se merecen dentro de nuestra dieta. El último estudio realizado en la universidad de Jilin, en changchun (China), ha evidenciado que la clara del huevo podría ser una aliada en la lucha contra la hipertensión.

Al parecer todo se debería a un péptido (unión de varios aminoácidos). Este péptido, inhibe o bloquea la acción de la enzima conversora de la angiotensina (hormona que regula entre otras cosas la presión sanguínea), disminuyendo la presión arterial más o menos como una dosis baja de captopril, un fármaco antihipertensivo.

Por otra parte, parece que el calor no altera las propiedades antihipertensivas del péptido, por lo que los huevos podrían mantener sus efectos beneficiosos después de cocinarlos, hecho idóneo, ya que en crudo no es aconsejable su consumo.

Ahora viene la mala noticia…Hasta el momento solo se ha investigado con animales, pero próximamente se llevará a cabo el estudio con humanos. Si los resultados son igual de prometedores, pronto el huevo tendrá otro significado en la alimentación.

Fuente: www.elmundo.es