La insolación se suele producir cuando nos exponemos de forma prolongada a altas temperaturas (sobre todo en la cabeza) y nos olvidamos de la importancia de beber líquidos regularmente, por lo que nos deshidratamos. Las personas más afectadas suelen ser niños y ancianos debido a que su mecanismo de termorregulación no funciona del todo bien en el caso de los ancianos y en los niños aun no está desarrollado por completo.

Los síntomas y signos  de la insolación suelen ser mareos, debido a que nos baja la tensión arterial, pulso rápido, sed, abundante sudoración,  nauseas y vómitos en ocasiones, dolor de cabeza, respiraciones rápidas, calambres musculares (ocasionados por la pérdida de sal y potasio debido a la transpiración excesiva), desorientación o confusión e incluso desmayo o pérdida de conocimiento.

Como evitar la insolación

Evitar la exposición prolongada al sol:
El medio día y las primeras horas de la tarde son las menos indicadas para tomar sol.

Usar ropa ligera, suelta y de colores claros.
También recomiendo el uso de gafas de sol y gorras, aunque siempre es mejor un sombrero de ala ancha, que dé sombra en la cara y en la nuca.
Beber agua regularmente y sobre todo si se realizan ejercicios físicos en condiciones extremas. En este último caso es bueno beber cada 15 minutos de ejercicio realizado unos 200cc de agua o bebidas isotónicas para recuperar los minerales perdidos por la sudoración.
Si  tienen que hacer viajes por carreteras recuerden llevar agua consigo.Evitar beber alcohol y exponerse al sol ya que el alcohol  favorece la deshidratación. Un error común es mojarse la cabeza y luego cubrírsela con un gorro mojado. Esto disminuye la capacidad de nuestro cuerpo de eliminar calor por la cabeza y favorece el golpe de calor.

Como actuar en caso de insolación

Trasladar a la persona afectada a un algún lugar fresco y con sombra.
Colocar a la persona en una posición cómoda y relajada y que le permita respirar bien, por ejemplo sentado o semi-sentado.
Si está consciente darle de beber agua del tiempo en pequeños sorbos.
No dar de forma abrupta agua fría.Nunca dar aspirinas en caso de dolor de cabeza por insolación.
Refrescar la piel de la persona con paños mojados con agua.
Aplicar paños de agua sobre la cabeza y la nuca de la persona.Si la persona está con demasiada ropa extraérsela.