Creo que no debe haber nada más especial que el vínculo que se forma mientras una madre amamanta a su bebé. La lactancia materna es un momento mágico tanto para la madre como para el niño, en donde sus lazos afectivos se estrechan y entrelazan.

El hecho de que muchas de las mujeres que han decidido dar el pecho a sus hijos finalmente desistan se debe, más que a las dudas, a las falsas creencias y los mitos heredados.

Estos son algunos de los mitos más extendidos:

1.Mi pecho es pequeño, puede que no fabrique suficiente leche. Falso. El tamaño del pecho lo define la cantidad de grasa. La producción depende únicamente del estímulo que realiza el bebé al succionar y cuando más pecho le das, más producción de leche generas.

2. Los pezones planos o invertidos hacen imposible la lactancia. Falso. Los recién nacidos no se enganchan sólo del pezón, Si lo hiciera dañaría al mismo. Lo correcto es que con su boca abarque toda la areola.

3.La primera leche no alimenta lo suficiente. Falso. Al principio, el calostro (la primera leche) es todo lo que necesita el neonato si mama a demanda y frecuentemente. Además la madre también le pasa a traves de esa primera leche anticuerpos para reforzar su sistema inmunológico.

4.Para producir más leche, tengo que tomar mucha leche. Falso. Tener más o menos leche depende del vaciado del pecho, no de los alimentos que se consuman.

5.Hay que dejar pasar 3 horas antes de volver a dar el pecho para que se “recargue”. Falso. Es justamente lo contrario. El niño ha de ser alimentado tantas veces como el quiera (lactancia materna a demanda).

6.Si el lactante toma el pecho cuando quiere se le puede dañar el estómago. Falso. Si el bebé demanda el pecho es porque tiene hambre y lo necesita. Imponer horarios muy estrictos y cantidades que no se adaptan a las necesidades del niño es lo que puede generarle irritabilidad y malestar.

7.Si el bebe sigue llorando luego de amamantarle es porque se quedo con hambre. Falso. Los bebés lloran por muchas razones, no necesariamente tiene que ser por leche insuficiente. Con el tiempo identificaras los motivos que pueden provocar el llanto de tu hijo.

8.Ya no noto el pecho ‘lleno’, puede que no tenga suficiente leche. Falso. Con el tiempo, es normal sentir el pecho menos hinchado, pero esto no significa que se produzca menos leche.

9.Tengo poca leche porque con el sacaleche extraigo muy poca cantidad. Falso. Con el sacaleche no es posible calcular la cantidad de leche que produces. El bebe siempre extrae muchísimo más.

10. Cuando vuelve la menstruación es el fin de la lactancia materna. Falso. Seguiras teniendo leche mientras sigas amamantando.

11. Si tomo medicación no puedo dar el pecho. Falso. Salvo algunas excepciones, se puede dar el pecho tomando medicación. Actualmente hay una página web (www.e-lactancia.org) en donde se puede comprobar que medicamentos son compatibles con la lactancia materna y cuáles no lo son.

12.Si el bebé no aumenta de peso como se espera, es que no se alimenta bien.Falso. Cada recién nacido tiene un ritmo de crecimiento diferente. El patrón de crecimiento es orientativo, pero no tienen porque seguirlo todos por igual.

13.Si me quedo embarazada durante la lactancia, tengo que dejar de darle el pecho a mi niño. Falso. Es una decisión de cada mujer. Puedes seguir dándole el pecho a tu niño incluso cuando nazca el nuevo miembro de la familia. Eso si, debes darle prioridad al más pequeño.

14.Luego de los 6 meses ya no se debe dar el pecho. Falso. Tanto la Organización Mundial de la Salud como la Asociación Española de Pediatría, recomiendan la incorporación de alimentos de forma complementaria a la lactancia a partir de los 6 meses, pero de ninguna forma desaconsejan eliminar la lactancia. De hecho, si quieres puedes seguir amamantando al niño hasta los 2 años.