duelo

http://www.intecca.uned.es

La palabra duelo proviene  del latín dolus y significa dolor, aflicción. La sociedad española de cuidados paliativos (SECPAL) define al duelo como “estado de pensamiento, sentimiento y actividad que se produce como consecuencia de la pérdida de una persona o cosa amada, asociándose a síntomas físicos y emocionales. La pérdida es psicológicamente traumática en la misma medida que una herida o quemadura, por lo que siempre es dolorosa. Necesita un tiempo y un proceso para volver al equilibrio normal que es lo que constituye el duelo.”

Me gusta esta definición para  poder poner como ejemplo de lo que se entiende por duelo. Se puede apreciar cómo se entiende a la persona como un ser biopsicosocial y como se ve afectada nosolamente la dimensión biológica de la persona sino el todo que la conforma (dimensión física, psicológica, emocional, social y espiritual)

Yo añadiría a esta definición el hecho de que es un proceso totalmente normal por el que atraviesa una persona cuando pierde algo que quiere: un familiar, una mano, la salud, el trabajo, etc.… y  que tiene como tope máximo dos años, tiempo suficiente para poder resolverlo. Después de ese tiempo, si no se ha resuelto, el duelo se convierte en algo patológico.

La guía para familiares en duelo recomendada por la SECPAL explica de una manera sencilla lo que es el duelo en sí  y puede ser de gran ayuda para las personas que atraviesan ese proceso. En la guía se les enseña a cerca de las diferentes emociones que puede llegar a sentir y los diferentes estados de ánimo por los que puede atravesar de forma normal.

La psiquiatra E. Kubler Ross fue una experta en todo lo referente a la muerte, el duelo y los cuidados paliativos. Desarrolló una teoría vigente y utilizada hasta el día de hoy en donde exponía que una persona en duelo atraviesa una serie de etapas para poder superar una pérdida: Negación, irá, negociación, depresión y finalmente aceptación.

A pesar de que hay profesionales que critican esta teoría argumentando que no todas las personas atraviesan necesariamente cada una de las etapas o que no lo hacen de forma ordenada, sigo pensando que es bastante acertada su visión. Además está avalada por el conocimiento empírico que ha sido resultado de una gran serie de investigaciones. También estoy de acuerdo en que no todas las personas presentarán “la ira” o “la depresión” ya que es muy difícil prever como actuaría cada ser humano delante de una determinada situación. Son muchos los factores que pueden influir en la conducta humana y en nuestras emociones, y es en este punto, según mi opinión, es donde enfermería juega un papel fundamental a la hora de individualizar los cuidados y ayudar a cada persona a superar la pérdida. Para ello es muy importante escuchar, empatizar, mostrarse respetuosos, cercanos y sensibilizados con su dolor. Debemos descubrir en qué etapa se encuentra la persona, cuáles son sus necesidades biopsicosociales y cuál es la manera más oportuna de cubrir esas necesidades: si hay sentimientos de culpa, si reprime sentimientos… ya que la única forma de aliviarlos es exteriorizando las emociones. “los órganos lloran las lagrimas que los ojos se niegan a derramar” Sir William Olser.

Shakespeare decía el pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo a cenizas”.

El amor de los seres queridos, su compañía y comprensión  junto con el tiempo, la esperanza y la paciencia de la persona que ha sufrido la pérdida, son la mejor medicina para superar el duelo. Se ha de entender que el duelo no es una enfermedad, por lo que estoy totalmente en contra de su  medicalización. ¿Por qué narcotizar un sufrimiento que es completamente normal? Solo lo veo lógico en aquellos casos en los que se haya comprobado que la persona sufre una depresión diagnosticada que necesite de tratamiento farmacológico.

 

Fuentes:

Cabodevilla I. Las pérdidas y sus duelos. Sist. Sanit. Navar. 2007; 30 (Supl. 3): 163-176.

Kluum R. una mujer va al médico. Barcelona: emecé, 2008.

Espinosa A. El mon groc. Barcelona: plaza y janes, 2008.

Lopez Imedio E. enfermeria en cuidados paliativos. Madrid: panamericana,2003.

Sociedad española de cuidados paliativos. Guía para familiares en duelo. [accedido el 12 de noviembre del 2009] disponible en: http://www.secpal.com/guiacp/index.php?acc=uno.