Siempre que oímos hablar del botox® lo asociamos a personas que intentan retrasar o volver atrás el tiempo, buscando eliminar esas señales inequívocas que evidencian en sus rostros el paso de los años.

Ahora no solo veremos a la toxina botulínica como uno de los productos antienvejecimiento del momento, sino también como un tratamiento medicinal. Si, han leído bien. Actualmente se ha comenzado a utilizar botox® en pacientes que padecen de migraña crónica y que no han respondido a tratamientos farmacológicos convencionales. De momento los resultados han sido más que satisfactorios.

La técnica se esta realizando desde hace un año en el Hospital Clínico Universitario de Málaga, y ha logrando disminuir la frecuencia e intensidad del dolor en todos los pacientes que se han sometido al tratamiento. También se ha conseguido reducir considerablemente el consumo de analgésicos por parte de las personas afectadas.

La terapia consiste en infiltrar la toxina botulínica en varios puntos del cuello y cráneo, siendo necesarias varias sesiones para consolidar los buenos resultados.

Sinceramente creo que es una buena noticia, sobre todo para todas aquellas personas que padecen esta temible enfermedad. Que por cierto, no son pocas, ya que la migraña es uno de los motivos de consulta mas frecuentes en los centros de atención primaria y los servicios de neurología.

Se calcula que un 12% de la población presenta esta enfermedad de forma esporádica y casi un 3% la sufren de forma crónica (cefalea intensa de más de 15 días al mes, durante más de 3 meses).

Eso si, si este tratamiento fuera subvencionado por la seguridad social, creo que los casos de “migraña” aumentarían considerablemente, sobre todo en personas mayores de 50 años..

Me imagino una consulta..-digame, donde le duele? -Pues tengo un terrible dolor de cabeza y me duele sobre todo en la zona del entrecejo, las cienes, sobre las arrugas de la frente y a veces en los pliegues del cuello…Si, ríete, pero seguro que más de alguno se lo pensaría.

Dejando de lado las bromas, espero que este novedoso hallazgo mejore la calidad de vida de todas aquellas personas que padecen migraña y que no han encontrando aún, una solución efectiva para su problema.