ejercicio físico y salud sexual

http://www.nutridieta.com

Hacer ejercicio físico mejora de manera significativa la calidad de las relaciones sexuales, debido a que prepara al cuerpo para la excitación y mejora las disfunciones eréctiles.El deporte aporta una gran cantidad de beneficios: mejora la imagen corporal, da vitalidad y mejora la salud, pero además, está comprobado que aumenta el deseo sexual y mejora las relaciones sexuales.

Hay diferentes estudios que lo demuestran. Un grupo de médicos de la universidad de Boston ( Estados Unidos)  realizaron un seguimiento  de 600 hombres de mediana edad que no presentaban ninguna disfunción sexual y analizaron sus hábitos (sedentarismo, consumo de drogas, alimentación, estrés…etc.) al cavo de 8 años  se observo que las personas que habían introducido el ejercicio en sus vidas habían conseguido mejorar su rendimiento sexual, mientras que las personas que no habían hecho ejercicio físico ya presentaban episodios puntuales de impotencia.

Esto no nos tiene que resultar tampoco demasiado extraño, ya que si el ejercicio mejora la salud en general, también es de imaginar que nuestra salud sexual se vea beneficiada.

Durante la actividad física, sobre todo durante el entrenamiento de fuerza, se produce una revolución en nuestro organismo, destacando la liberación de hormonas tanto estrógenos en la mujer, como testosterona en el hombre y la adrenalina, las mismas que se vinculan con la aparición del deseo sexual y que explicaría el hecho de que cuando hacemos ejercicio aumente notablemente nuestra líbido, nuestro deseo.

Cuando la excitación aumenta, las endorfinas, hormonas responsables de la sensación de placer, entran en juego, y llegan a su máxima concentración en el momento del orgasmo. El ejercicio físico también estimula la producción y liberación de endorfinas y además, consigue intensificar la actividad del sistema nervioso, potenciando la transmisión de sensaciones placenteras, aumentando la sensibilidad y favoreciendo el placer en todos los sentidos. De hecho colabora a que en el clímax se pongan en funcionamiento todas las células nerviosas del cerebro, que descargan su contenido eléctrico y provocan una vez ya pasado el momento de mayor placer, la  relajación física total.

Haciendo ejercicio de forma regular también mejora la circulación sanguínea del organismo incluyendo la irrigación sanguínea de los genitales, recibiendo  más nutrientes y oxigeno, necesarios para un rendimiento óptimo.

Por otra parte practicar sexo además de ser un placer tanto para el cuerpo como para la mente, proporciona una piel más luminosa y bonita,  un cabello mas radiante, ayuda a mantener la piel hidratada, disminuye los dolores de cabeza, previene el insomnio, ayuda a prevenir el cáncer de próstata en el hombre y regula los ciclos menstruales en la mujer ,mejora nuestro humor, practicar sexo al menos tres veces por semana quema calorías y pone en funcionamiento más de 500 músculos, refuerza nuestro sistema inmunológico, nos hace más optimistas, elimina el estrés y las penas, nos hace sonreír mas…etc.

Por todas estas razones la organización mundial de la salud (OMS) considera la salud sexual como uno de los puntos claves para lograr el bienestar general de la persona.