Jürgen Hopf, un fabricante de cerveza de Baviera, ha producido una cerveza erótica, que, según él, tiene más propiedades sexuales que la viagra.
En el Oktoberfest celebrado en Munich, le llegaron noticias de que su cerveza había permitido que una pareja estéril de Inglaterra lograra el embarazo. Para Hopf esto significa que su cerveza debe de tener propiedades mágicas.
Cómo se le ocurrió crear esta cerveza? Bueno, en realidad no se le ocurrió, como muchas otras invenciones, sucedió por accidente. Cuando Jürgen llegó a la cervecería, notó que la máquina estaba averiada, y ante la desesperación de ver como se le iba a echar a perder toda la cerveza, se metió desnudo a la gran olla, para batir con su cuerpo el zumo de cebada. “De repente me sentí extraño y supe que esta cerveza sería distinta a cualquier otra jamás hecha”, dijo el cervecero.
Otro de los secretos de esta peculiar cerveza “erótica” es que se almacena en el “Ático Erótico” donde esta expuesta a una luz estroboscópica y por si fuera poco, resuena la música de Richard Strauss, “Also sprach Zarathustra”.

Jürgen Hopf
No se ustedes, pero por más luz estroboscópica, y música de Strauss, viendo la foto de Jürgen, un cincuentón con su pancita forjada a base de litros de cerveza, mejillas sonrosadas, exuberante barba y vello en general, lo que se dice estimulante.. no resulta ser. Pero si encima me lo imagino con su “modus operandi” es decir desnudo y sudado, batiendo enérgicamente la cerveza que luego me tengo que tomar…ya puede ser mejor que el viagra, curar la infertilidad o incluso ser la mismísima fuente de la juventud, que yo por ahí no paso. Mi libido antes de comenzar a beber, abra disminuido tanto, que ni todo el poder vigorizante de esa bebida espirituosa podrá volver a subirlo.

¿Ustedes se animarían a probar la cerveza erótica de Hopf?