Como ya os habéis enterado por las noticias, un brote de ébola, hasta la fecha sin precedentes y que se encuentra, según Médicos Sin Fronteras (MSF), fuera de control, se esta llevando la vida de muchas personas en África Occidental. Los países más afectados son Liberia, Sierra Leona, Guinea y Nigeria.
Hasta el momento hay al menos 1014 muertes y se estima que hay alrededor de 1900 casos más.
El pasado viernes 8 de agosto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó el estado de emergencia sanitaria internacional, y este lunes 11 de agosto ha aprobado la utilización de medicamentos experimentales para intentar combatir al virus, que hasta el momento no tiene un tratamiento especifico.

virus del ébola

El ébola es una enfermedad infecciosa descubierta en 1976 en el Congo (antigua Zaire), cuyo agente transmisor es un virus. Provoca la llamada “fiebre hemorrágica del ébola”.
El virus del ébola es uno de los más letales que se conoce, que que su tasa de letalidad puede llegar al 90%.

¿Cómo se trasmite el virus?

Aunque se sabe de casos en donde primates han sido el origen de la infección, se cree que el verdadero huésped natural del ébola son unos murciélagos frugívoros.
El contagio de persona a persona se produce por el contacto directo con sangre, secreciones, u otros fluidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos fluidos.

¿Cuáles son los síntomas?

Se caracteriza por la aparición brusca de fiebre, debilidad y dolor muscular intenso, vómitos, diarrea, problemas renales y hepáticos y ya cuando la enfermedad avanza demasiado, muchas veces aparecen hemorragias internas y externas.

virus del evola

¿Existe algún tratamiento?

En la actualidad no hay ninguna tratamiento o vacuna, aunque hay varios medicamentos que están en fase experimental.
Los enfermos de ébola, debido a la diarrea y vómitos que sufren de manera constante, suelen necesitar rehidratación endovenosa, con soluciones que contengan minerales para evitar la deshidratación severa.
Los casos graves requieren de cuidados intensivos, el problema es que debido a los escasos recursos económicos, muchas de las personas infectadas no tienen los cuidados adecuados.

¿Qué precauciones se pueden tomar?

Las medidas de precaución son muy importantes. Para evitar el contagio es necesario utilizar guantes, mascarillas, gafas y trajes para no quedar expuestos al contacto directo con la sangre u otros fluidos de las personas infectadas.
En cuanto al riesgo de transmisión, se puede reducir si se incineran los cadáveres de las personas y animales infectados.
Por otra parte, en países de África Central y África Occidental se ha de restringir el contacto con carne cruda de monos o simios infectados y evitar la exposición a murciélagos frugívoros, ya que todos ellos pueden transmitir la enfermedad.