Colecistitis

La colecistitis aguda es una infección e inflamación de la vesícula biliar, que en el 90% de los casos se debe a una obstrucción de las vías biliares por culpa de un cálculo o piedra biliar.
Se caracteriza por un dolor muy intenso y agudo, a veces incluso dificultando la respiración. El dolor se localiza en la zona derecha del abdomen.
Muchas veces también aparecen nauseas, vómitos y fiebre.
Si la vesícula esta llena de pus hablamos de empiema vesicular.

Tratamiento:

Hidratación, analgesia y antibióticos, muchas veces necesitan ser administrados por vía endovenosa.
En lo que respecta a la dieta, se han de eliminar las frituras, bebidas alcohólicas, quesos, huevos, carnes grasas y otros alimentos ricos en grasa.
El tratamiento definitivo suele ser quirúrgico si hay recurrencia de la enfermedad.

Colelitiasis y cálculos biliares

Hablamos de colelitiasis cuando hay cálculos en la vesícula biliar. Los cálculos suelen estar compuestos por cantidades variables de colesterol, bilirrubina, calcio y proteínas. De ahí que sea tan importante cuidar la alimentación para evitar la formación de estas piedras biliares. Sobre todo en aquellas personas con antecedentes familiares o predisposición a padecer esta patología.
En cuanto a la sintomatología, por lo general no hay nada que nos haga pensar de la presencia de cálculos en la vesícula hasta que se complica. Cuando esto sucede aparece dolor en la zona derecha del abdomen que se irradia hacia el omoplato y hombro derecho. Luego son comunes las nauseas, vómitos, pero sin fiebre. En ciertas ocasiones la persona presenta una coloración amarillenta de la piel y mucosas (ictericia).
La forma de diagnoticar la presencia de piedras en la vesícula es mediante una ecografía. Suelen ser el método más utilizado, rápido y fiable.

Tratamiento:
A veces no son necesarias las medidas agresivas y con una correcta hidratación, dieta y ejercicio se soluciona. En cambio hay personas que son candidatas a cirugía, sobre todo cuando las medidas anteriores no han funcionado o cuando hay una obstrucción importante de las vías biliares.
La intervención suele hacerse mediante laparoscopia y se extrae la vesícula por completo. A esta técnica se le llama colecistectomía