Según Joseph Malvehy, coordinador de la Unidad de Melanoma del Hospital Clínic de Barcelona, el cáncer de piel se triplica cada década. También afírma que uno de cada 60 españoles tendrá melanoma a lo largo de su vida y el 25% de los mayores de 65 años, desarrollará un carcinoma (un tipo de cáncer de piel no melanoma).

El cáncer de piel puede ser detectado en su fase temprana y puede curarse en su totalidad. Pero para conseguirlo una de las recomendaciones más importantes, ademas de proteger la piel de los rayos solares, es autoexaminarse frecuentemente la piel y consultar con un dermatólogo si tenemos alguna duda sobre alguno de nuestros lunares o manchas en la piel.

El melanoma maligno, es el cáncer de piel más agresivo y peligroso de todos, y por esta razón es el que debe ser diagnosticado con mas rapidez. Si no se lo diagnostica a tiempo, puede producir metástasis (diseminación por otros tejidos y órganos del cuerpo), disminuyendo la probabilidad de supervivencia notoriamente.

Para ayudarte a identificar un melanoma, te enseñare a autoexaminarte usando el método de identificación ABC.

Una rápida identificación de señales de melanoma puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de su tratamiento. Nosotros mismos podemos examinar nuestras manchas, pecas o lunares y debemos comprobar si cumplen con algunas de estas características:

  • A (asimetría): cuando una mancha, lunar o lesión en nuestra piel no es simétrica y tiene una forma arbitraria.
  • B (bordes): cuando los bordes de esa mancha, lunar o lesión son irregulares o están difuminados.
  • C (color): cuando la superficie de esa mancha, lunar o lesión presenta mayor cantidad de colores, es decir, el color no es homogéneo y hay varios tonos de un mismo color.

Si al examinarnos encontramos algunas de estas irregularidades debemos acudir inmediatamente a un especialista para asegurarnos de que estas anomalías no son malignas, descartando así el cáncer de piel.

Espero que la información te sea de utilidad y ademas te examinar tu piel también la cuides. Recuerda que exponerte al sol sin protección es uno de los principales factores de riesgo para contraer cáncer de piel.