En los últimos años la enfermedad de Alzheimer se ha convertido en un gran problema para la sociedad y para la sanidad debido; por un lado al coste económico social que genera y que aumenta alarmantemente a medida que crece el porcentaje de la población geriátrica y también por la gran problemática que supone tanto para la persona que la padece como para su familia.Cerca de 850.000 personas presentan esta enfermedad en España y se manifiestan más de 100.000 nuevos casos por año.

Teniendo en cuenta el envejecimiento de la población y el futuro incremento de personas mayores de 80 años, se prevé que el número de enfermos se duplique en 2020 y triplique en 2050.

La enfermedad de Alzheimer es la más común de las demencias. A grandes rasgos,  es una patología neurodegenerativa que va asociada a la edad, aunque hay casos de personas que no llegan a los 50 años y ya presentan Alzheimer. Es  progresiva e irreversible, de origen todavía desconocido, y frente a la que no existe, hoy en día, ningún tratamiento capaz de curarla o prevenirla.

Se calcula que su prevalencia es de aproximadamente entre un 5-10% del total de la población de 65 años, llegando a alcanzar aproximadamente el 50% de los ancianos mayores de 85 años.

Algunos expertos en la materia hablan de tres fases en la enfermedad.

La fase inicial puede durar unos dos años aproximadamente y se caracteriza por los fallos en la memoria reciente, desinterés, humor deprimido, cambios en la personalidad, episodios leves de desorientación y falta de adaptación a situaciones nuevas. La fase intermedia puede desarrollarse durante 3-5 años. Hay un deterioro cognitivo mas marcado y el estado de la memoria es más comprometido, afectando no solo a la memoria reciente, sino también a la remota. Surgen alteraciones del lenguaje, la escritura, la lectura, el cálculo, apraxias y agnosias. Muestra dificultad para realizar las actividades de la vida diaria como vestirse, comer, ducharse, etc. Pueden emerger síntomas psicóticos. Además, en esta fase el paciente tiene dificultad para mantener sus relaciones sociales y es incapaz de mantener una discusión sobre un problema. Ya en la fase terminal (demencia grave), el paciente es completamente dependiente ya que es incapaz de caminar, padece incontinencia, etc. Su lenguaje se hace ininteligible o presenta mutismo. A veces se produce disfagia (dificultad para deglutir) y hay riesgos de neumonías, deshidratación, malnutrición y úlceras por presión. Los enfermos pueden permanecer en cama y suelen fallecer de una neumonía u otra infección.

Distintos autores  hablan de enfermedad de Alzheimer posible, probable o definida.

Enfermedad de Alzheimer probable :

1. Hay demencia establecida por el examen clínico, documentada y confirmada por test neuropsicológicos.

Demencia_senil

ipsicologos.es

2.El paciente presenta déficit en dos o más áreas cognitivas.

3. Se evidencia un empeoramiento progresivo de memoria y otras funciones.

4. Hay Ausencia de trastornos de la conciencia.

5. Inicia entre los 45 y 90 años.

6. Ausencia de otras enfermedades sistémicas, neurológicas, que pudieran explicar los déficits.

El diagnóstico está apoyado por:

. Presencia de alteraciones cognitivas específicas (afasia, agnosia o apraxia).

. Es incapaz  de realizar las  tareas cotidianas y  presenta alteraciones conductuales.

. Historia familiar, especialmente confirmada histológicamente.

. Pruebas de laboratorio compatibles.

Enfermedad de Alzheimer posible

1. Síndrome de demencia en ausencia de otras enfermedades neurológicas, psiquiátricas o sistemáticas que puedan causar una demencia, con variaciones en su curso, presentación y/o inicio.

2. En presencia de otra enfermedad, ésta no es considerada causa de demencia.

Enfermedad de Alzheimer definida

1.  Cumplir los criterios de enfermedad probable.

2.  Evidencia histopatológica obtenida por biopsia o autopsia
Si bien  la enfermedad de Alzheimer no se puede curar, hay factores reversibles (fiebre, desnutrición, deshidratación, déficit vitamínicos,…etc.) sobre los que se puede actuar para mejorar la calidad de vida del paciente.

Los accidentes en el propio hogar son desgraciadamente  muy frecuentes. Por esta razón es de gran importancia  adaptar la vivienda a las necesidades del enfermo.   Una vivienda bien adaptada, debe cumplir con tres premisas claves: Seguridad, confort y accesibilidad. Para lograrlas bastará con eliminar barreras y obstáculos (alfombras, escalones o desniveles, cables eléctricos por el suelo,…etc.) redistribuir los objetos y muebles, y añadir elementos de seguridad (agarraderas, materiales antideslizantes, barandillas,…etc.).
El rol del cuidador informal es fundamental.  La gran demanda física y mental  que supone este tipo de cuidados, puede provocar en muchas ocasiones la claudicación del cuidador. Pero este ya es un tema que merece ser tratado en profundidad, por lo que lo desarrollare en mi próximo post.

Ya terminando me gustaría recomendarles una pelicular; “¿Y tú quien eres? “ cuyo tema central es el alzheimer y además la interprentan dos actores geniales que lamentablemente ya no estan entre nosotros; Manuel Alexandre y Jose Luis López Vázquez.

Aquí os dejo el trailer de la peli. Saludos!!

Fuentes:
1. Vila Miravent J. Guía práctica para entender los comportamientos de los enfermos de Alzheimer. España: Eumo–Octaedro; 1999.
2. Cervera Diaz, Saiz Garcia. Actualización en geriatría y gerontología. Formación alcala; Barcelona. 2004.3. Dono Castro C, Bardanza González S, Sudupe Alberdi J, González Louro A. Demencia tipo Alzheimer. Guías clínicas. 2004;4(6) [consultado el 30 de marzo del 2010]. Disponible en: http://www.fisterra.com
4. Llibre Rodríguez JJ, Guerra Miranda M. Actualización sobre la enfermedad de Alzheimer. Rev Cubana Med Gen Integr. 2002;18 (4).[ consulado el 30 de marzo del 2010 ] ISSN 0864-2125 versión on-line. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252002000400007&lng=es&nrm=iso&tlng=es
5. Pérez Martínez VT. Demencia en la enfermedad de Alzheimer: un enfoque integral. Rev Cubana Med Gen Integr. 2005; 21(3-4)[consultado el 30 de marzo del 2010] ISSN 0864-2125 versión on-line. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252005000300017&lng=es&nrm=iso&tlng=es
6. Casanova Carrillo P. Estudio clínico de las principales causas de trastornos cognitivos en la atención primaria de salud. Rev Cubana Med Gen Integr. 2001;17 (4): 309-15[consultado el 30 de marzo del 2010] ISSN 0864-2125 versión on-line. Disponible en: http://scielo.sld.cu/pdf/mgi/v17n4/mgi01401.pdf