La cúrcuma es una planta muy usada como especia en la cultura asiática y unos de los principales ingredientes del tan famoso y sabroso curry. Normalmente se compra en polvo, sobre todo en Europa y América donde encontrar a la cúrcuma en su estado natural es mas complicado.
Tiene un olor y un sabor vibrante, con matices dulces, toques picantes y un fondo fresco que me recuerda a una flor, todo eso encerrado bajo un color dorado y una textura aterciopelada espectacular. En lo personal soy un FAN incondicional desde hace años.
En algunos países asiáticos, sobre todo en india, se considera que tiene propiedades mágicas y la verdad no es para menos, con todos los beneficios que nos aporta. De ahi que también sea una de las principales plantas de la medicina ayurvédica.
Aunque la cúrcuma contiene aceites esenciales, ácidos grasos y una serie de compuestos curcuminoides, uno de los principales principios activos es la curcumina, antioxidante que también es el causante de darle al rizoma (tallo) de la planta su color característico.
Tiene un aspecto muy similar al jengibre. De hecho pertenecen a la misma familia (zingiberáceas) y de ahí su parecido.

Propiedades de la cúrcuma

Cúrcuma beneficiosa para la piel

En la medicina tradicional China desde ya hace mucho se utiliza la cúrcuma para la cicatrización y curación de heridas. Su poder antiinflamatorio, además de sus beneficios en los complejos procesos de reparación tisular, la han hecho una buena opción para el tratamiento de toda clase de afecciones de la piel.
Algunas investigaciones han demostrado el efecto inhibidor de la curcumina sobre el ácido araquidónico, mejorando las lesiones de la psoriasis.
También se ha demostrado que la cúrcuma gracias a su gran poder antioxidante, inhibe el efecto de la oxidación del DNA de la epidermis, siendo muy efectiva en la prevención y curación del cáncer de piel.

Efecto de la cúrcuma a nivel gastrointestinal

Se ha demostrado que presenta un efecto protector frente a enfermedades como la gastritis, úlcera gástrica, cáncer de colon y cáncer de estomago e inhibe la proliferación de las células del cáncer de colon in vitro. Casi nada no? Pues aún queda mucho más!

Cúrcuma como protectora del hígado

Una de las propiedades más importantes es la función hepatoprotectora de la cúrcuma. Reduce el riesgo de padecer cálculos biliares y disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos.
También reduce la hepatotoxicidad provocada por el consumo de paracetamol.

Cúrcuma y diabetes

Diversas investigaciones afirman que la curcumina disminuye el riesgo de padecer diabetes, disminuyendo los niveles de glucosa en sangre, a través de la mejora de la función de las células beta pancreáticas, encargadas de la liberación de insulina.
Un estudio publicado en revista americana Diabetes Care, reveló que el consumo de cúrcuma de forma regular en pacientes con pre diabetes ayudo a prevenir el desarrollo de la enfermedad.

Cocinar con cúrcuma

Ahora llega la parte que me gusta a mi, hablar sin tantos tecnicismos. Además con todas las cosas buenas que nos aporta esta especia, estarán deseando aprender a utilizarla o añadirla a los platos.
Por suerte todas son ventajas. Por un lado el precio. Que eso también hay que tenerlo en cuenta. Es un producto económico al alcance de todos los bolsillos. Relativamente fácil de encontrar y sobre todo de incorporar a las comidas.
Si fuera un producto de un sabor desagradable, siempre es complicado. A nadie le gusta comer algo que nuestro paladar repele.. aunque sea con un fin medicinal. En este caso estamos de suerte. La cúrcuma tiene un sabor agradable y llena de color nuestras comidas, al ser uno de los mejores colorantes.
Verás como si lo añades a guisos, sopas o estofados, alimentos como patatas, arroces y pastas, adquieren un color muy llamativo y apetecible.
Eso si, es importante que lo añadas justo cuando termines la cocción, porque el calor excesivo destruye las propiedades de la cúrcuma.
Yo también lo utilizo en platos fríos, como ensaladas de legumbres, aperitivos y por supuesto mis zumos depurativos o antioxidantes. Dos o tres cucharaditas de café son suficientes.

Espero que les haya parecido interesante el tema y si alguien tiene alguna aportación más, puede dejar el comentario.

Saludos y hasta la próxima!!

Fuente:

Mesa, M. D.; Ramirez Tortosa, M. C.; Aguilera, C. M.; Ramirez-Boscá, A. y Gil, A. Efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Curcuma longa L. y de los cucuminoides. Ars Pharmaceutica, 41:3; 307-321, 2000.