La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico o factor antiescorbútico, es una de las vitaminas más conocidas popularmente. A pesar de esto, muchas personas no consumen las cantidades diarias recomendadas de vitamina C. La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, esto quiere decir que el sobrante de vitamina se elimina a través de la orina. Así que quienes pensaban que tomándola en grandes cantidades un día estaban servidos para toda la semana… dejen de pensarlo. Es más, la ingesta excesiva de esta vitamina puede ser perjudicial en algunos casos, pudiendo provocar alteraciones gastrointestinales  como diarreas y calambres abdominales.

Lo ideal es ingerir diariamente alimentos que contengan esta sustancia. Con una par de piezas de cítricos al día tenemos suficiente.

Beneficios y funciones de la vitamina C:

  1. Interviene en la formación de colágeno, en la síntesis de hormonas esteroideas y en el metabolismo de las grasas.
  2. Refuerza el sistema inmunitario.Tiene influencia sobre la actividad de los leucocitos y macrófagos; células que componen el sistema inmunológico del organismo.
  3. Mejora la cicatrización de heridas y reduce los síntomas provocados por reacciones alérgicas.
  4. Actúa en el organismo como trasportadora de oxigeno e hidrógeno.
  5. Tiene efectos ANTIOXIDANTES contra la acción de los radicales libres, relacionados con el envejecimiento y desarrollo de enfermedades cancerígenas.
  6. Participa de forma activa en los procesos de desintoxicación que se produce en el hígado.
  7. Inhibe la formación de nitrosaminas (sustancias potencialmente cancerígenas) en el estómago.
  8. Interviene en el mantenimiento de la integridad de las encías, huesos, dientes y vasos sanguíneos.
  9. Aumenta la absorción orgánica de hierro (no hemínico). Por esta razón es recomendable que siempre que comas espinacas, frutos secos o legumbres (lentejas, garbanzos,…etc.), todos ellos ricos en hierro no hemo, te tomes un vaso de zumo de naranja natural, el cual te ayudara a asimilar el hierro de estos vegetales.

¿Cuanta vitamina C se recomienda?

En adultos, las necesidades diarias recomendadas de vitamina C son entre 75-90mg/día, y como el organismo no es capaz de fabricarla debe ser incorporada a través de los alimentos.

¿Qué es el escorbuto?

El déficit de vitamina C produce el escorbuto, enfermedad caracterizada por un cuadro de fragilidad de los capilares sanguíneos que provoca hematomas, hemorragias, enfermedades dentales y de encías, anemia, dolores óseos, fatiga muscular, patologías dermatológicas, dificultad de cicatrización, aumento de infecciones tanto bacterianas como virales,…etc.

Alimentos ricos en vitamina C:

Abunda principalmente en alimentos vegetales como los cítricos (naranjas, limones, pomelos,…etc.), otras frutas como el kiwi, grosellas, fresas, frambuesas, melón  y luego en verduras y hortalizas de hoja verde tales como el brócoli, coles de Bruselas, espinacas, berro, tomate, perejil, pimientos,…etc.

Los diez alimentos que más cantidad aportan, por cada 100 gramos son:

alimentos con vitamina C

 

Consejos:

Los fumadores asimilan menos vitamina C, por lo que un truco es tomarla por las mañanas antes de haber encendido el primer cigarrillo, y al menos esperar una media hora desde el momento de tomarla hasta comenzar a fumar, para dejar que el cuerpo logre asimilarla.

La vitamina C es fotosensible, por lo que se destruye con la luz. Si te preparas un zumo de naranja no demores mucho tiempo en tomarlo, para que no pierda propiedades.

Cuando compres fruta elige aquella no muy madura. Con la maduración la fruta va perdiendo vitaminas y aumentando su  contenido de azucares simples.

Una alimentación variada y equilibrada con un alto contenido de frutas y verduras, te asegura la dosis mínima de vitamina C.

Fuentes:

http://www.bibliotecacochrane.com/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/

http://vitaminas.org.es

http://www.enbuenasmanos.com

http://www.acidoascorbico.com