El ácido fólico o vitamina B9 es un micronutriente indispensable para todas las personas, especialmente las mujeres embarazadas, sin embargo, muchas veces no sabemos cuán necesario es para nuestro organismo, ni a través de que alimentos lo podemos incorporar en nuestra dieta diaria.

Se trata de una vitamina hidrosoluble del complejo B, pero a diferencia del resto de vitaminas hidrosolubles, el ácido fólico se puede almacenar en pequeñas cantidades en el hígado y no es necesario ingerirlo diariamente.

¿Cuánto ácido fólico debemos consumir?

Las recomendaciones diarias son de 400 µg en adultos y 600 µg en mujeres embarazadas.

¿Cuáles son las funciones del ácido fólico?

Entre las importantes funciones del ácido fólico encontramos su participación en la formación de glóbulos rojos, de allí que es un nutriente necesario para prevenir la anemia. Además, interviene en la síntesis de sustancias necesarias para la correcta formación de ADN.
La  ingesta adecuada de vitamina B9 sobretodo durante el periodo preconcepcional, ayuda a proteger al feto contra una serie de malformaciones congénitas incluyendo defectos del tubo neural. Los defectos del tubo neural resultan en una malformación de la columna vertebral (espina bífida), cráneo y cerebro (anencefalia). Por estas razones es tan importante consumir ácido fólico antes y durante el embarazo.
Por otra parte, el déficit de ácido fólico puede dar origen a una anemia llamada macrocítica, porque las fallas en la producción de glóbulos rojos generan que éstos sean de gran tamaño pero con bajos niveles de hemoglobina en su interior.

La presencia de ácido fólico en nuestro organismo es indispensable para la correcta división y duplicación celular.

Más vídeos en Antena3

¿Qué alimentos son ricos en acido fólico?


En la dieta, podemos incluir ácido fólico mediante el consumo de hígado de ternera, levadura de cerveza, carnes rojas y blancas, garbanzos, lentejas, las nueces, cereales integrales, los panes y harinas enriquecidas, huevos y vegetales de hojas verdes como la espinaca, el berro, esparragos, lechugas o acelgas.

Además, es importante saber que la vitamina C permite en el organismo que el ácido fólico se active, por lo tanto, un adecuado consumo de esta vitamina también contribuye a prevenir el déficit de ácido fólico.

 

Fuentes:

http://www.nlm.nih.gov

http://embarazo.cuidadoinfantil.net

http://es.wikipedia.org

http://www.cdc.gov

http://www.tuotromedico.com