Ayer he visto un video realmente conmovedor,  en el cual unas personas que habían padecido cáncer de piel, les enviaban un emotivo mensaje a su” YO” del pasado, con la intención que no cometieran el error que ellos habían cometido y de alguna forma modificar el futuro, su futuro.  Aunque suena rebuscado, en absoluto lo es. El video dura solamente cinco minutos y se encuentra al final del post de hoy, en el que hablare del melanoma. Vale la pena dedicarle esos cinco minutos al video, así quizás, en un futuro no tengamos que hablarle a nuestro”YO” del pasado.

¿Sabéis lo que es un melanoma?

Es el cáncer de piel más agresivo y maligno que existe y es la principal causa de muerte por enfermedades de la piel.

En post anteriores, he hablado del envejecimiento prematuro de la piel como causa directa de la sobreexposición solar  pero sin lugar a dudas el gran riesgo que se corre en la lucha por el bronceado perfecto, es padecer cáncer de piel en un futuro  .

¿Por qué os pensáis que nos bronceamos?

La piel es un órgano que nos protege de agentes externos potencialmente peligrosos para nuestro cuerpo, como es el caso de; microorganismos (bacterias, virus, hongos…etc.), temperaturas muy bajas o demasiado elevadas, sustancias químicas,…etc.

Nuestro tejido cutáneo ante los inclementes ataques  de los rayos solares, utiliza como táctica de defensa “el bronceado”, que se consigue gracias a los melanocitos. Células que se encuentran en las capas profundas de la epidermis y se encargan de producir la melanina; sustancia que es la que le otorga a nuestra piel ese tan buscando color dorado.  Ahora es cuando much@s de vosotr@,s estarán  pensando que deben de tener los melanocitos atrofiados, porque ese color dorado no lo consiguen ni en sus mejores sueño; más bien se pasan de un blanco estilo copito de nieve, a una tonalidad rojiza estilo pimiento del piquillo.  Esto se debe a que no todos tenemos la misma cantidad de melanina, y por eso hay distintos tipos de piel. Las personas que tienen estos tonos de pieles tan claros y que en principio, deberían ser quienes más se protegieran del sol, ya que poseen menos melanina que el resto, son las personas que más se exponen a las radiaciones solares. Obsesionados por conseguir una piel morena, recurren a centros de solárium, adquieren productos que estimulan el bronceado sin necesidad de tomar sol, no utilizan protectores solares y se exponen al sol en las horas del día de más riesgo. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que esto sí es jugársela a padecer en un futuro alguna afección grave de la piel.

¿Hay otras causas que propicien la aparición de un melanoma además de la exposición solar?

  • Cremas autobronceantes; muchas de estas cremas que están en el mercado pueden llegar a producir cáncer de piel. Sobre todo aquellas que se venden por internet y que en la gran mayoría de ocasiones no pasan los estudios que certifican y garantizan la seguridad del producto.
  • Familiares cercanos con antecedentes de melanoma
  • Exponerse a agentes químicos que puedan causar cáncer como arsénico, alquitrán y creosota
  • Presencia de ciertos tipos de lunares (displásicos y atípicos) o múltiples marcas de nacimiento
  • Inmunodeficiencias causadas principalmente por patologias como el  SIDA, algunas leucemias, trasplante de órganos y medicamentos empleados para tratar enfermedades como la artritis reumatoidea.

¿Cuándo debo ir al médico?

Con frecuencia el primer signo de un melanoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar. La mayoría de los melanomas tienen un área negra o negra azulosa. El melanoma también puede aparecer como un lunar nuevo. Puede ser negro, anormal o con un aspecto desagradable, ulcerado o sangrante.

Para que recordéis lo que debéis vigilar, pensar en el ABCD.

  • Asimetría: el contorno de una mitad no es igual al otro.
  • Bordes: los bordes son desiguales, borrosos o irregulares.
  • Color: el color es disparejo y puede incluir tonalidades negras, rojizas, azuladas cafés y canela.
  • Diámetro: hay cambios en el tamaño, generalmente se vuelven más grandes.

¿Cuáles son las medidas de prevención que debo seguir?

Pues a estas alturas creo que ya no hace falta ni comentarlas, pero como siempre hay algún@ despistad@…  Paso a enumerarlas.

  • En primer lugar es fundamental protegerse del sol, sobre todo desde edades muy tempranas.  Esta comprobado que aquellos niños que han sufrido quemaduras solares graves  más de dos veces tiene muchísimo más riesgo de padecer en el futuro algún cáncer de piel.
  • Debéis usar protección solar con un factor de protección iodeo para vuestro tipo de piel.
  • Evitaros las horas del día más calurosas, que son desde las doce del mediodía hasta las cuatro de la tarde.
  • No utilicéis cremas o productos autobronceantes. Si queréis comprobar los graves efectos de este tipo de productos, buscad el post que hice sobre el autobronceador cancerígeno.
  • Las personas que tienen lunares, os recomiendo que regularmente controléis que no cambien de forma, color o tamaño
  • Si trabajáis al aire libre,  debéis cubriros el cuerpo con ropas ligeras pero que no permitan pasar los rayos solares. Utilizar gorras y gafas de sol. Y para aquellas partes del cuerpo que queden al descubierto aplicaros cremas protectoras.

Bueno espero que les haya parecido interesante, y ahora como os había prometido aquí os dejo el video.

A disfrutar del verano pero de una forma saludable!!!! :-)

fuentes:

http://www.nlm.nih.gov

http://www.tuotromedico.com

http://www.elmundo.es