Los antioxidantes que contiene el vino le otorgan a esta bebida alcohólica un efecto cardioprotector, ayudando a prevenir patologías cardiovasculares, debido a que aumentan los niveles de colesterol “bueno” y protegen a nuestras arterias.

Eso sí, la palabra moderación es clave para evitar daños irreparables en nuestro afán por mantener sano nuestro corazón.

¿Es bueno para el corazón beber una copa de vino al día?

Según la Asociación Americana del Corazón, hay numerosas investigaciones científicas que respaldan y dan solidez a la teoría de que el consumo moderado de alcohol se asocia a una disminución de muertes por enfermedades cardiacas. Los investigadores sugieren que el consumo de una copa de vino tinto al día, podría ayudar a prevenir ciertas enfermedades del corazón.
Estos beneficios del vino se deberían a la riqueza del mismo en flavonoides taninos y polifenoles, antioxidantes que lucharían contra los radicales libres.

Más beneficios
Otros estudios muestran que el resveratrol, otra sustancia presente en el vino, podría estar relacionado con un menor riesgo de inflamación y coagulación de la sangre, lo que tendría un efecto preventivo sobre el desarrollo de enfermedades cardiacas. Si queréis saber más sobre este tema, aqui les dejo un video en donde está muy bien explicado.

¿A que nos referimos cuando hablamos de un “consumo moderado” de alcohol?
Es muy importante dejar claro que entendemos por consumo moderado. Beber moderadamente no es beber durante todo el día de forma moderada. A veces, cuando les pregunto en Urgencias a mis pacientes cuanto beben, algunos me contestan lo “NORMAL”, y yo les respondo, que es para ellos lo normal. Ahí es cuando comienzan a detallarme su consumo diario, que consta de un carajillo de coñac por las mañanas, un quinto de cerveza a media mañana con el bocadillo, una copa de vino con la comida, otra cervecita por la tarde y una copa de vino por la noche. Este consumo de alcohol debo decirles que es lo normal cuando tienes problemas con la bebida, y es importante intentar disminuirlo.
Lo que se recomienda o se entiende por consumo moderado de alcohol es no sobrepasar la cantidad de una copa al día de vino, idealmente en la comida, con el fin de retrasar la absorción de etanol y disminuir el nivel de alcoholemia alcanzado.

Quiénes no deben tomar alcohol

Es importante recordar que consumir alcohol en grandes cantidades es tóxico para nuestro organismo y está contraindicado en los siguientes casos:

• Personas Diabéticas
• Embarazadas
• Personas obesas
• Niños y adolescentes
• Personas con enfermedades hepáticas y cardiopatías graves o con algunas arritmias
• Personas bajo tratamientos farmacológicos ( algunos fármacos interaccionan con el alcohol, provocando efectos indeseables o nocivos para nuestra salud)

Recordatorio final
Recordad que siempre debe ser un profesional de la salud quien valore individualmente los riesgos y beneficios del consumo de alcohol en cada situación particular. Beber alcohol puede tener efectos beneficiosos o perjudiciales, dependiendo de la cantidad, la edad de la persona, su estilo de vida, etc.

 

Fuentes:

Asociación de Cardiología Española

Asociación Americana del Corazón