gel plaquetas

http://www.gencat.cat

Un grupo de cirujanos del hospital Can Ruti de Badalona (Barcelona), liderados por Joan Francesc Julián y en colaboración con el banco de tejidos de la universidad autónoma de Barcelona (UAB)  han creado una técnica pionera en el mundo.

Se trata de la implantación de un gel de plaquetas, tras la previa extracción de la masa tumoral y cuya finalidad  es restablecer y de esta manera conservar la forma original del pecho, sin la necesidad de la colocación de una prótesis mamaria o reconstrucciones posteriores de la mama.

La técnica ya se ha aplicado a 50  mujeres. En el 80% de los casos han tenido éxito. En los casos exitosos las mamas quedaron igualadas, volumétricamente hablando, al salir del quirófano.

La implantación de plaquetas acelera la reparación y regeneración celular, debido a que  contiene factor de crecimiento. Sustancia encargada de propiciar notables cambios a nivel celular, incluidos el reclutamiento de células madres periféricas  y la estimulación de la reproducción celular (Mitosis).

Hasta el momento las plaquetas se utilizaban, por su poder regenerador,  en lesiones de deportistas de elite, para acelerar el tiempo de recuperación. También se utiliza en patológicas bucodentales,  en cirugía maxilofacial, para tratar diferentes tipos de dolores, en medicina estética,  y tratamiento de ulceras por presión, pero hasta ahora nunca se había usado en gel con el fin de rellenar un espacio vacio.

Desde el hospital  Germans Trias i Pujol (Can Ruti) han explicado que las plaquetas se obtienen a partir de la sangre de un donante. La sangre pasa por un proceso de centrifugado en donde se separan los glóbulos blancos y rojos de las plaquetas y el plasma sanguíneo. Con estas plaquetas se fabrica un gel con una densidad similar a la de la mama que se encargara de restituir el volumen perdido tras la extirpación del tumor y además regenerara las fibras de colágeno perdidas.

Ventajas del gel de plaquetas
El gel se coloca en el mismo día de la extracción del tumor. De esta manera se le evita a la paciente, el trauma de verse mutilada. Hasta el momento en las tumorectomías (extirpación del tumor), no se reconstruía la mama en el momento de la extirpación del tumor, sino posteriormente, se rellenaba la zona afectada con ácido hialurónico o con grasa de la propia paciente, pero no siempre con los resultados deseados.
Las plaquetas no son células sanguíneas, de forma que no hay riesgo de rechazo por parte del receptor ni ningún tipo de efectos secundarios.
Según palabras del  Dr Julián, esta técnica esta dando mejores resultados de los esperados y cree que se podrá utilizar en grandes tumores, lo que ahorraría muchas mastectomías.
Fuente:
www.20minutos.es
www.lavanguardia.com