Por suerte no todas son malas noticias. Un grupo de investigadores australianos descubrieron que los alimentos probióticos ayudan a prevenir la muerte de los bebés prematuros como consecuencia de una enfermedad intestinal, la enterocolitis necrotizante (NEC).

¿Qué problemas causa en el recién nacido esta enfermedad?

La enterocolitis necrotizante inflama y destruye la mucosa intestinal y suele afectar sobre todo a los bebés que nacen antes de tiempo.
Esta patología puede tener consecuencias devastadoras para el niño, llegando incluso a provocarle la muerte o parálisis cerebral si no es diagnosticada y tratada a tiempo.

¿Qué es un alimento probiótico?

Los alimentos probióticos contienen microorganismos vivos, bacterias y levaduras, que participan en el desarrollo y equilibro de la flora intestinal y estimulan sus funciones protectoras.

¿Cómo previenen los probióticos la enterocolitis necrotizante?

Los niños prematuros nacen con una flora intestinal casi inexistente y un sistema inmunitario deficitario, por lo que la ingesta preventiva de probióticos ayuda a reforzar sus defensas y a poblar el intestino de bacterias protectoras.

¿Cuáles son los síntomas de la enterocolitis necrotizante?

Los principales síntomas son: malestar, vomitos, diarrea, fiebre, abdomen hinchado, abdomen enrojecido o de color anormal y sangre en heces.

¿Qué ventajas supone este nuevo tratamiento a base de alimentos probióticos?

En el último año, ninguno de los niños prematuros que ha ingerido probióticos, ha desarrollado la enterocolitis necrotizante.
Por otra parte, una de las grandes ventajas es su bajo coste, teniendo en cuenta que el tratamiento convencional para tratar la enfermedad suponía un gasto sanitario de 250.000 dólares por niño, mientras el uso de probióticos cuesta alrededor de 75 dólares. ¿Menuda diferencia no?

No se si actualmente en España se utiliza este tipo de terapia preventiva en los niños prematuros, pero parece ser una muy buena iniciativa, sobre todo por los buenos y esperanzadores resultados obtenidos. Ademas, con la situación de crisis que atraviesa el sistema sanitario, todo lo que sea mejorar e implique una disminución del gasto sanitario merece y debe ser tenido en consideración.