Hoy escribo este post porque no puedo creer las atrocidades de las que somos capaces los seres humanos.  A veces dudo que seamos la especie más inteligente, pero de lo que no tengo dudas, es que somos, por lejos, la especie más destructiva.
Para ejemplo el caso de hoy. En indonesia, encontramos el zoológico de Zurabaya, más conocido como “Parque zoológico de la muerte“.
En este zoológico, el más grande de indonesia, están muriendo animales constantemente, debido a las condiciones paupérrimas en las que viven o mejor dicho malviven. Los últimos han sido un león africano y un tigre de Sumatra, pero se calcula que cada mes mueren alrededor de 25 animales por causas no naturales.
He visto las imágenes apenas unos segundos, porque tanta crueldad es difícil de soportar durante más tiempo. Pero esos escasos instantes, me han alcanzado para estar seguro que un sitio así ha de ser cerrado.
Estos días una plataforma ha juntado 100.000 firmas y un representante de cee4life, esta yendo a indonesia para entregar la petición de cierre inmediato de ese lugar de muerte.
Te dejo aquí el enlace en donde puedes ver más imágenes y puedes informarte de los progresos de la petición de cierre.

http://higherperspective.com/2014/04/call-zoo-death-heres-exactly-needs-shut.html

A modo de reflexión personal…

Siempre he pensado que los zoológicos son lugares tristes. En ellos se encuentran animales hermosos, con unas habilidades increíbles, que nacieron para vivir en estado salvaje, pero que sin embargo nosotros enjaulamos, y le quitamos lo mejor que puede tener un ser vivo, su libertad. ¿Y todo para que? ¿para tirarles cacahuetes a los elefantes? ¿para reírnos de las gracias que hacen los monos? ¿para poder observar a un tigre dentro de un cubo de cemento maloliente dando vueltas en círculos?  Por favor…

tigre-enfermo

tigre

monos

tigre blanco

pelicanos-enjaulados

leon-enfermero

oso-enfermo

¿Triste verdad?  Más triste aún es que haya gente que pague por ver a estos animales, en esas condiciones.

Nosotros somos los responsables de que estas cosas sucedan, pero también podemos ser los responsables de detenerlas.