Imagina la situación; vas a comprar unos bombones y terminas con alucinaciones e intoxicación por consumo de marihuana y setas alucinógenas.
Pues esto es lo que habría pasado si los bombones los hubieras comprado a un maestro turronero de Alicante, que como pasatiempo, rellenaba sus dulces con este tipo de drogas.
Bueno, en realidad estoy exagerando. Este artesano de las drogas, con aires de Pablo Escobar, no vendía sus bombones al público, o eso quiero imaginar. Aunque no por ello dejaba de esmerarse en el diseño de sus creaciones, dándoles a estos la forma del escudo de un club muy conocido (Barcelona F.C).
Lo cierto es que fue detenido junto a 6 personas más por tráfico de cocaína, marihuana, speed. Durante la detención, fue desmantelado un laboratorio, perfectamente organizado para poder preparar la droga para su venta.
A partir de las primeras detenciones, los agentes descubrieron que estos criminales distribuían los estupefacientes en diferentes municipios, a través de varios “camellos”, quienes la vendían en pequeñas cantidades.
Si, si, tenían una red de distribución perfectamente organizada para vender sus caramelitos..

Si quieres ver la noticia completa, aquí te dejo el enlace elmundo.es